alta gratis

Acceso Consultas

Utiliza tu email y contraseña para ver las respuestas a tus dudas o enviar nuevas.



Neumonia


¿Qué es la neumonía?

La neumonía es la inflamación del tejido pulmonar ocasionada por un agente infeccioso. El pulmón está constituido por dos partes principales: los bronquios (tubos por los que pasa el aire) y los alvéolos (pequeños sacos de aire, en los que se realiza el intercambio de oxígeno que pasa a la sangre y dióxido de carbono que se expulsa al exterior). En la neumonía se afecta el alvéolo; se irrita e inflama y se rellena de líquido y material infeccioso.

Se trata de la infección que provoca mayor número de ingresos hospitalarios. Afecta con mayor frecuencia a jóvenes y ancianos (23-34 casos por cada 1.000, en mayores de 75 años), principalmente ancianos institucionalizados (viviendo en residencias o centros de tercera edad). Predomina en varones y en la estación invernal.

En la mayoría de los casos (70-80%) el tratamiento se realiza de manera extra hospitalaria.

Factores de riesgo

A continuación detallamos los factores de riesgo más comunes que pueden derivar en una neumonía:

Tabaquismo
Enfermedades crónicas: diabetes mellitus, hepatopatías, cardiopatías, enfermedad renal, cáncer, enfermedad pulmonar crónica, SIDA.
Malnutrición.
Exceso de peso.
Demencia.
Edad (los niños y los ancianos son los más susceptibles de contraer neumonía).
Esplenectomía (pacientes a los que se les ha extirpado el bazo) y, en general, pacientes con bajo nivel de inmunidad.
Alcoholismo
Tratamientos inmunosupresores o con corticoides de manera crónica.
Residentes en centros de enfermos crónicos o de tercera edad.
Exposición a drogas por vía parenteral.
Síntomas de la neumonía
Los dos pilares fundamentales para el diagnóstico de neumonía son: cuadro compatible con infección respiratoria baja y presencia de infiltrado (imagen característica de infección) en la radiografía de tórax.

Los síntomas respiratorios de afectación de las vías aéreas bajas son:

Tos.
Expectoración (tos productiva).
Dolor torácico pleurítico (aumenta con los movimientos de la respiración).
Dificultad respiratoria.
Afectación del estado general: fiebre, temperatura corporal baja, escalofríos, sudoración, aumento de la frecuencias cardiaca y respiratoria.
Una modificación en los sonidos emitidos por el paciente afectado al respirar (inspiración y espiración), verificada por el médico mediante la auscultación con el fonendoscopio, es un signo que, unido a los síntomas citados, harán sospechar la presencia de una neumonía.

En pacientes ancianos e inmunodeprimidos (bajos niveles del sistema inmunológico), la sintomatología puede ser inespecífica, sin fiebre, o incluso ocasionar el empeoramiento de enfermedades subyacentes.

Cabe distinguir, según la forma de manifestarse los síntomas, dos cuadros clínicos diferentes:

Cuadro clínico típico: comienzo brusco de menos de 48 horas de evolución junto con escalofríos, fiebre de más de 37.5º, tos productiva, expectoración purulenta (flemas con pus), y dolor torácico de características pleuríticas (aumenta con la respiración).
Cuadro clínico atípico: caracterizado por tos no productiva (tos seca), molestias inespecíficas, y manifestaciones extra pulmonares como dolores articulares y musculares, dolor de cabeza, alteraciones del estado de conciencia o gastrointestinales.



Nuestros Clientes

La verdad es que la respuesta fue rápida y consisa
Gladys

Patrocinador

dent prive dent prive